Esta receta que hoy
os traigo es fácil de verdad, además de ser muy socorrida porque basta tener en
la despensa una lata de bloc de foie de pato para que tengamos un plato de esos
que una tiene en la reserva por si llegan invitados imprevistos.
Además le tengo un
especial cariño porque la primera vez que probé este plato fue con ocasión del
evento al que asistí en el Restaurante la Reserva del Pastor de Málaga, el cual
os aconsejo de todas todas, y donde conocí personalmente a mis queridas
Pipirranas, grupo de blogueras del que formo parte y del que tantas veces os he
hablado. Podéis ver el enlace de la entrada que sobre dicho evento publiqué en
su día aquí.
Como no hace “una
mijita frío” que diría un amigo mío y la mayoría o estáis de vacaciones o las
váis a empezar en breve os cuento resumidamente la receta para que podáis
seguir tomando el sol en la playa o en la piscina.
Buenas patatas (3 o
4) fritas en aceite de oliva virgen extra, en este caso fueron las patatas de
mi comadre recién cogidas de su huerto

Encima colocamos
troceado 130 grs. de bloc de foie de pato (utilicé de la marca Martiko que me
gusta mucho) que tendremos en la nevera para que coja cuerpo y podamos cortarlo
bien. Y encima del foie pondremos 2 o 3 huevos fritos, en este caso también de
las gallinas del campo de mi comadre, (vamos que fue un saqueo en toda regla
entre las patatas y los huevos)
Y ya solo nos queda
trocear el conjunto rompiendo los huevos y mezclando bien con el resto de
ingredientes. No se que más deciros…os van a encantar
Print Friendly