¿Habéis hecho ya la digestión de la cena de Nochebuena y de la comida de Navidad? Pues yo estoy en ello.
Y lo peor es que te sientas a la mesa y sigues comiendo porque no te puedes resistir.
Pues así, entre comidas y cenas, nos hemos juntado con unos amigos a comer de todo lo que tenemos en casa para estas fiestas y aún así (lo se, soy incorregible) se me ha ocurrido hacer esta empanada. 
Por si nos quedábamos con hambre…
Y ya se sabe lo que pasa después de una cena alegre con los amigos que “nochecitas alegres mañanitas tristes”. Ni os cuento la mañana que he pasado en el trabajo…
Ingredientes:
2 placas de hojaldre de 230 grs. cada una (para esta receta las he utilizado de forma redonda pero igualmente pueden ser rectangulares o cuadradas)
34 dátiles sin hueso
9 lonchas de queso de fundir tipo Tranchetes
10 lonchas de bacon ahumado
1 yema de huevo
Extendemos una de las placas de hojaldre sobre la encimera o alguna superficie lisa y ponemos sobre el hojaldre, en primer lugar, los dátiles partidos en dos de forma longitudinal dejando libre un dedo más o menos alrededor del filo del hojaldre. A continuación ponemos por encima de los dátiles el queso y encima del queso el bacon en trozos.
Tapamos con la otra placa de hojaldre y cerramos bien los filos (por eso dejamos el espacio de un dedo alrededor). Pintamos la superficie con la yema de huevo y la pinchamos con un tenedor para que no le salga burbujas al hojaldre mientras lo horneamos.
Por último metemos la empanada en el horno que tendremos ya caliente a temperatura de 200º arriba y abajo unos 20 minutos, hasta que veamos que la superficie está tostada.
Sacamos del horno, dejamos enfriar y a comer. 
NOTA: para que no se pegue la empanada a la bandeja del horno he utilizado el mismo papel vegetal en el que venía envuelto el hojaldre.
Print Friendly