Hoy os traigo unas
croquetas riquísimas que han gustado mucho en casa y con un toque especial como
es la tinta de calamar. Una vez hechas no te imaginas que algo tan sencillo
pueda tener un sabor tan intenso a mar.
Si las acompañáis
como en nuestro caso por una mayonesa casera con un toque de hebras de azafrán
el éxito está asegurado, además que las croquetas son muy socorridas para
cuando se te presentan comensales improvisados y si encima les ponéis estas que
hoy comparto con vosotros seguro que los vais a sorprender, en mi congelador
nunca faltan de diferentes tipos: jamón serrano (bueno esas las hace mi madre
que las borda), espinacas, carne del puchero, coliflor y curry
Que las disfrutéis.

Si, la croqueta de la foto me la comí yo…
Ingredientes para
18 croquetas:
Media cebolla
2 ajos
6 cucharadas de
aceite de oliva
450 ml. de leche
semidesnatada
5 cucharadas
colmadas de harina
4 grs. de tinta de
calamar o sepia si no encontráis la primera (una bolsita)
15 gambas tipo
arroceras
Pimienta negra
molida
Sal

Harina, huevo y pan rallado para el rebozado

Os aconsejo que las
acompañéis de una mayonesa casera de huevo a la que añadiremos unas hebras de
azafrán.
Ponemos el aceite
en una sartén y pochamos la cebolla picada y los ajos con un poco de sal.
Una vez hayan
tomado algo de color apartamos y trituramos con la batidora. Reservamos.
En el mismo aceite
tostamos ligeramente la harina y vamos añadiendo la leche poco a poco sin dejar
de remover para evitar que se hagan grumos.
Añadimos a
continuación los ajos y la cebolla triturados y la tinta de calamar.
Si vemos que la
masa tiene grumos batimos con la batidora para quitárselos.
Salpimentamos al
gusto.
A continuación
echamos las gambas peladas y troceadas y seguimos removiendo la mezcla hasta
que veamos que se despega con facilidad de las paredes y la base de la sartén.
Una vez llegados a
ese punto apartamos la masa de las croquetas y la echamos en una fuente
cubriéndola con film transparente para que no se reseque la masa.
Cuando la masa esté
fría vamos dando forma a las croquetas y las pasamos por harina, huevo, y pan
rallado.

Freímos las croquetas por último en abundante
aceite de oliva, apartamos y a comer y disfrutar.
Print Friendly