La semana pasada me
invitaron a una presentación de aguacates de la empresa malagueña ReyesGutierrez en el Club Gastronómico Km. 0 de Málaga, y después de la presentación
el chef Paco Díaz del restaurante Bracamonte de Torre del Mar llevó a cabo la
preparación de diferentes platos cuyo ingrediente principal era como es obvio
el aguacate.
La verdad es que a
mi me encanta el aguacate y revisando un poco las recetas del blog me he dado
cuenta que no tengo demasiadas recetas elaboradas con el, quizá porque la
mayoría de las veces me lo como solo con un chorrito de zumo de limón y listo
que es como más me gusta.
No se si sabréis
que al aguacate le dicen el fruto del corazón porque tiene multitud de
propiedades antiinflamatorias que favorece la circulación de la sangre por las
arterias, reduce el colesterol, regula en nivel de azúcar en sangre, etc.
porque son muchas sus propiedades aunque también tiene “alguna que otra
caloría”, vaya, que las tiene, pero en mi caso las compenso con el spinning, me
como el aguacate, y me quedo tan a gusto.
Al final de la cena
nos regalaron unos aguacates de la variedad hass y guacamole que también
elabora esta empresa y os puedo asegurar que los aguacates están riquísimos, en
su punto justo, prietos y con un sabor con notas a nuez riquísimo, ¿se nota que
me gustan?. Así que con tal materia prima era difícil no elaborar una receta
rica y sabrosa como la que hoy os presento y en la que he utilizado también
naranjas de los naranjos de mi suegro y queso de cabra ambos de la zona del
Valle del Guadalhorce que es donde yo vivo.
Aquí tenéis fotos
de los productos

Y algunos de los
platos de la cena en concreto del tartar de atún rojo con aguacate que estaba
riquísimo y cordero con salsa de aguacate, aunque yo solo probé el tartar
porque no me gusta el cordero pero eso da para otra entrada en el blog y no es
el caso
Y ya no os digo
nada de la compañía porque estuve con mis amigas blogueras Pipirrana a cuyo
grupo pertenezco y de las que ya os he hablado en otras ocasiones. Sobre todo
quiero agradecer a María Trujillo que fue quien me invitó lo bien organizado
que lo tenía todo y es que esta chica es un encanto.
Por fin el
resultado de lo que hice con los aguacates que me regalaron

Aunque estos
aguacates de los que os he hablado son de la zona de la Axarquía malagueña en
la zona en la que vivo también hay muchísima producción de aguacate y de vez en
cuando algunos amigos míos que tienen aguacates me regalan tal y como ocurrió
ayer con mi amiga Ana Lourdes así que preveo más recetas con aguacate en breve…
Ingredientes:
1 vaso de los de
agua de cous cous
Una medida y media
del vaso de agua caliente
1 aguacate grande
de la variedad hass
1 naranja
Queso fresco de
cabra, como medio queso más o menos de los pequeños
Sal
1 cucharadita de
aceite de oliva
Para la vinagreta:
2 cucharadas de aceite
de oliva
1 cucharadita de
vinagre de manzana
1 cucharadita de
miel
1 o 2 cucharadas de
agua
En primer lugar haremos la vinagre y para ello
mezclaremos todos los ingredientes y batiremos bien hasta que veamos que están
integrados y que la mezcla se queda cremosa. Reservamos.
A continuación ponemos a hervir el agua,
apartamos y cubrimos el cous cous con el agua, añadimos un poco de sal y el
aceite y tapamos hasta que el cous cous se ablande, no tardará más de unos
siete minutos. Movemos de vez en cuando el cous cous.
Una vez blando destapamos y esperamos que se
enfríe o por lo menos que se quede templado.
Aparte picamos la naranja y el queso y
añadimos al cous cous.
Por último añadimos medio aguacate picado y la
vinagreta que teníamos reservada, rectificando de sal si fuera necesario.
Disponemos el cous cous en un plato y ponemos
por encima la otra mitad del aguacate en forma de abanico tal como se ve en la
foto y regamos con un chorrito de aceite de oliva.

Ya solo nos queda comer y disfrutar.
Print Friendly, PDF & Email