Hoy os traigo una
receta fácil que además acompañada con un queso de untar hace que sea un
entrante de lo más apetecible para las fiestas navideñas que se nos avecinan.
La receta es de mi
amiga Leo del blog encocinaando y además tuve la suerte de probarla hecha por
ella en una de las reuniones de blogueras del grupo Pipirrana al que
pertenezco, sobra decir que me gustó mucho.
Este chutney lo
suelo presentar tal y como veis en la foto en tartaletas rellenas con queso
blanco de untar que suaviza el sabor agridulce de la preparación.
Además una vez
hecho aguanta perfectamente en la nevera durante bastantes días lo cual es una
ventaja a la hora de dejarlo preparado con antelación, es más, os aconsejo
hacerlo por lo menos un día antes de cuando lo vayáis a consumir para que tome
más sabor.
Espero que os
guste.

Ingredientes:
125 ml. de vinagre
de vino blanco
150 grs. de azúcar
1 pimiento rojo
1 pimiento amarillo
1 cebolla pequeña
1 tomate pequeño
Dos puñados de
pasas
Pimienta negra
molida
Nuez moscada
1 guindilla
Sal
Ponemos en un cazo
al fuego el vinagre junto con el azúcar y calentamos hasta que el azúcar se
disuelva.
A continuación
añadimos los pimientos y el tomate troceados y la cebolla pelada y troceada,
las pasas, la guindilla y una pizca de pimienta y otra de nuez moscada.
Ponemos el conjunto
a cocer a fuego medio durante una hora aproximadamente, añadiendo la sal a
mitad de la cocción.
Debemos remover de
vez en cuando durante la cocción para que no se nos pegue.

Una vez tenga
consistencia parecida a la mermelada estará hecho el chutney, y cuando se
enfríe lo tendremos listo para comer, mejor de un día para otro.
Print Friendly