Este fin de semana se han casado unos amigos en Granada, tierra de la novia, y hasta allí hemos ido en tropel un montón de amigos. Ha sido una boda muy folklorica porque el novio es músico y tanto el como la orquesta en la que toca, en la que también está mi hermano, nos han “deleitado” con momentos muy alegres. Además he visto a amigos que hacía tiempo no veía y he conocido a gente estupenda.
Y qué bonita que es Granada, aunque la hayamos visto un poco mojada porque ha llovido gran parte del tiempo. Lo peor ha sido el tráfico porque me parece que están haciendo las obras del metro, además llegamos tarde a la iglesia, nos tocó el taxista más rápido, no cabe duda de ello, de Granada…pero esa es otra historia.
El viernes por la noche estuvimos de tapeo por Granada y la verdad es que es un placer aparte de que es super barato. Así que como en barriga llena no hay pena como se suele decir, y además la boda estuvo muy bien, el resumen es que el fin de semana ha sido estupendo.
Una foto del lugar donde fue la boda.
Así que al volver a casa, porque aquí el lunes ha sido fiesta y hoy es fiesta local, aparte de no haber hecho la compra semanal y estar las tiendas cerradas, me empiezan a decir que si no haga mucho de comer, que si no se de lo que tengo ganas, que si tengo “la barriga a un lado”, en fin, motivando a la cocinera.
Así que miro y remiro la despensa, los congelados, y sí, ahí está, una tapa-comida que me gusta mucho y que ha cumplido las expectativas. Espero que la hagáis.
Ingredientes:
(suelo hacerla en cazuela de barro, una por persona)
40 o 50 grs. de gulas de lata o al vacío
12 gambas
1 huevo
3 ajos en láminas
1 guindilla
Sal
3 cucharadas de aceite de oliva
Ponemos la cazuela al fuego y añadimos los ajos y la guindilla troceada. Cuando los ajos hayan tomado algo de color añadimos las gambas y cuando se hayan hecho ligeramente añadimos las gulas. Mezclamos bien y por último añadimos el huevo entero en el centro de la cazuela. 
Bajamos el fuego, tapamos y dejamos que el huevo se haga pero que la yema quede un poco líquida , unos 5 minutos más o menos.
Apartamos del fuego y una vez en la mesa rompemos el huevo en la cazuela y de esta manera se mezclará la yema con las gambas y las gulas…impresionante.
Print Friendly