Ingredientes:
( salen 23 bolitas más o menos)
300 gr. espinacas frescas ( una bolsa)
Media cebolla
1 Ajo
3 rodajas de morcilla
Aceite de oliva
Sal
Bechamel:
1 cucharada de mantequilla
3 cucharadas de aceite 
4 cucharadas aprox. de harina colmadas 
Dos vasos de leche entera ( de los de agua)
Un poco de nuez moscada
Rebozado:
Harina
Huevo
Pan rallado
Se cuecen las espinacas con agua y sal, se escurren bien y se sofríen con muy poco aceite en una sartén con la  cebolla y el ajo.
Aparte se hace la bechamel poniendo primero la mantequilla y el aceite en una sartén y cuando la mantequilla se haya derretido se echa la harina, se le da una vuelta y se va echando la leche poco a poco hasta que espese y coja consistencia. Se le echa también la nuez moscada.
A continuación se echa el sofrito de espinacas que tenemos reservado y la morcilla desmenuzada y se bate todo con la batidora.
Sazonamos, terminamos de espesar y apartamos para que se enfríe la masa para poder hacer las bolitas.
Cuando la masa esté fría se hacen las bolitas y se meten en la nevera antes de rebozarlas para que estén compactas.
Se rebozan en harina, huevo y pan rallado y se vuelven a meter en la nevera para que el rebozado coja bien.
Por último se fríen en abundante aceite, se escurren en papel de cocina y se pasan a una fuente para comer.
Nota: se pueden hacer igualmente sin morcilla y echarle piñones tostados y en el caso de que nos guste encontrarnos las espinacas no batir la bechamel.
Print Friendly