Hoy para empezar la
semana os traigo una receta muy versátil porque estas albóndigas tres sabores
como yo las llamo las podemos hacer tanto para comerlas solas como aperitivo
acompañadas de una buena mayonesa casera o cualquier otra salsa que os guste,
o, por ejemplo, utilizarlas como acompañamiento de pasta con salsa de tomate
como fue nuestro caso el otro día. Y esto es solo un ejemplo.
Los ingredientes
pues carne picada de magro de cerdo, gambones, espinacas cocidas y un poco de
salsa de soja, ingredientes todos ellos sencillos pero con mucho gusto.
Una vez fritas es
que te las comes solas

Y este el plato que
os comentaba con la pasta y la salsa de tomate, ummmmm
Espero que os gusten.
Ingredientes:
(para 22 albóndigas
pequeñas, de bocado)
250 grs. de carne
de magro de cerdo picada
8 gambones
100 grs. de hojas
de espinacas frescas
1 cucharada de
salsa de soja
Unas gotas de
tabasco
Una pizca de sal
En primer lugar
cocemos las espinacas durante unos 8 minutos en agua hirviendo, escurrimos una
vez cocidas y reservamos. Esperamos que se enfríen completamente antes de
utilizarlas.
Mezclamos la carne
picada de cerdo con los gambones pelados y picados con la picadora (para que
sea la textura igual que la de la carne picada). Añadimos a continuación las
espinacas cocidas y muy bien escurridas porque de lo contrario comenzarán a
soltar agua al freirlas.
Aliñamos con el
tabasco, la salsa de soja y una pizca de sal ya que la salsa de soja tiene de
por sí bastante sabor y no necesitamos casi sal en esta elaboración.
Una vez tengamos
lista la masa vamos dando forma a nuestras albóndigas y para que no se nos
peguen a las manos nos las untamos con un poco de aceite de oliva.
Una vez hechas las
metemos un par de horas en la nevera para que se compacten.

Pasado ese tiempo
solo nos queda freirlas y utilizarlas en la preparación que más nos guste.
Print Friendly