La semana pasada fue el cumpleaños de mi marido y pensé en hacerle una comida especial ya que la ocasión lo merecía, además de una tarta que os enseñaré próximamente.
Y es que muchas veces nos complicamos la vida, yo la primera, cuando queremos hacer una comida para alguna ocasión especial y que guste a todo el mundo, y que a la vez sea fácil y nos quite poco tiempo…total por pedir. Pues con esta receta os aseguro que salvo estar pendiente de apagar el horno poco más vais a tener que hacer porque permite incluso dejarla semi preparada el día de antes y eso siempre se agradece. Lo único a tener en cuenta es que la carne hay que dejarla en adobo el día de antes para que tome bien el sabor del aliño.
A mi en particular las costillas asadas me encantan, eso sí cuando las compréis fijaros que sean carnosas para que luego al asarlas queden mucho más sabrosas.
Las patatas se hornean a la vez que la carne y eso hace que ahorremos tiempo, y después en la mesa les añadimos la salsa que está para chuparse los dedos.
Así que venga, animaros a hacer esta receta y veréis la de veces que la vais a repetir.
Ingredientes:
Para las costillas:
1 kg de costillas de cerdo en un solo trozo
Media cebolla rallada
2 cucharadas de orégano
2 cucharadas de ketchup
4 cucharadas de miel
Pimienta negra molida
Sal
El día de antes aliñaremos la carne con la cebolla, el orégano, el ketchup, la miel y pimienta negra molida, echando la mitad de aliño por cada lado de las costillas y masajeando bien con las manos para que la carne se impregne bien del aliño. Tapamos  con papel de aluminio y metemos en la nevera hasta el día siguiente.
Al día siguiente dispondremos las costillas en la bandeja de horno con todo el aliño y añadiremos la sal.
Asamos en el horno a 200 º durante una hora, dando la vuelta a las costillas a la mitad del asado. Pasado ese tiempo sacamos del horno y listas para comer.
Para las patatas:
2 patatas grandes
400 grs. de creme fraiche o nata fresca espesa
2 o 3 ajos
Perejil
3 cucharadas de aceite de oliva
Sal
Lavamos bien las patatas con la piel, les hacemos un corte en forma de cruz, añadimos un poquito de sal y las envolvemos en papel de aluminio. Las dispondremos en una fuente de horno y las asaremos a la vez que asamos las costillas. Las patatas las pondremos en la parte más baja del horno.
Sacamos del horno a la vez que la carne. Reservamos.
Para preparar la salsa mezclamos la nata con los ajos prensados o muy picados, el perejil fresco y aliñamos con sal y el aceite de oliva.
Servimos las patatas retirando el papel de aluminio y acompañadas de la salsa.
Print Friendly